La crisis financiera y administrativa de la IPS Esimed, sumada a la inseguridad jurídica producto de la terminación del contrato de venta de Cafesalud EPS, pone en riesgo la remuneración de los médicos que prestan sus servicios para la red de prestadores vinculados a Medimás.

Tal como lo conoció la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación, médicos  afectados en ciudades como Bogotá, Pereira y Bucaramanga notificaron que Esimed les adeuda el pago de sus servicios desde el mes de junio. Por otro lado, profesionales que se desvincularon de la institución entre enero y agosto de 2018 aseguran no haber recibido el desembolso de sus liquidaciones. La situación se presenta también en Medellín, Cali, Nariño y Villavicencio.

Frente a esta problemática, la S.C.A.R.E a través del equipo jurídico que apoya el Fepasde ha asesorado a sus afiliados en la presentación de diversos mecanismos jurídicos ante Esimed y jueces competentes, con el fin de solicitar y recibir el pago por sus servicios. Sin embargo, aún son muchos los trabajadores que a la fecha no han obtenido respuesta por parte de la IPS, lo cual pone en duda la existencia de condiciones dignas de trabajo para el talento humano en salud vinculado a la red de Medimás.

Dada la incertidumbre en la que se encuentran estos trabajadores, a continuación se describe brevemente la situación que debe afrontar el talento humano en salud, una víctima no reconocida públicamente en el marco del efecto dominó que produce la liquidación de entidades encargadas del aseguramiento en salud.  

Esimed hace parte de la red de prestadores de los servicios de salud garantizados por Medimás EPS a su población afiliada. Actualmente, se encuentra con medida de vigilancia especial de tres meses, a cargo de la Superintendencia Nacional de Salud, la cual fue emitida el pasado 13 de septiembre por el superintendente de Salud, Fabio Aristizábal, debido a que Esimed no garantiza el servicio de salud a los afiliados de Medimás.

Por esta razón, esta semana la Coalición de Sindicatos de Anestesiólogos, dirigió al ministro de Salud, Juan Pablo Uribe y a la ministra de Trabajo, Alicia Arango Olmos, un comunicado donde hace un llamado al seguimiento y revisión de Esimed a nivel nacional, solicitando las respectivas investigaciones administrativas, por el cierre de los servicios quirúrgicos en distintas IPS, el incumplimiento de normas de habilitación y las demoras significativas en los pagos de la remuneración.

Por otra parte, como respuesta a las solicitudes de pago de la remuneración adeudada a los trabajadores de la salud vinculados a Esimed, la subdirectora nacional de talento humano de esta institución, Lizbeth Johanna Cardozo, afirmó por escrito ante peticiones de médicos, que la entidad atraviesa por una situación compleja y que los pagos se están realizando de manera progresiva de acuerdo al flujo de caja recibido por la empresa, además comentó que los retardos responden a circunstancias ajenas a la voluntad de la compañía, no obstante, no estipula fechas tentativas de pagos a los profesionales. 

La afirmación de la funcionaria desconcierta y preocupa al gremio médico, debido a que solo durante el mes de agosto, recibió según la Adres, por concepto de giro directo la suma de $7.675.682.484, pero sigue siendo el talento humano en salud el directamente afectado por el flujo de caja poco transparente de la institución.

Los hallazgos de la Procuraduría General de la Nación, la Superintendencia Nacional de Salud y la Agente Liquidadora de Saludcoop evidencian que Medimás no cuenta con la experiencia necesaria para garantizar el aseguramiento en salud. Sin embargo, esta situación tiene una repercusión directa en el talento humano en salud que trabaja para Esimed, por lo tanto las entidades públicas deben contemplar medidas para proteger las condiciones dignas de trabajo para los que hacen posible la materialización de la prestación del sistema: médicos, especialistas y demás ocupaciones del gremio.

La S.C.A.R.E y el Fepasde continuarán realizando un acompañamiento a sus profesionales afiliados, para velar por su condiciones justas de trabajo, es por ello que invita a quienes estén siendo afectados por esta problemática, a comunicarse con nuestra asesoría jurídica a través de las líneas de atención 24/7 01 8000 180 343, en Bogotá al (1) 7448100 o ingresando a la sección Contáctenos en www.scare.org.co  

¿Usted qué opina?