La crisis Esimed continúa y se extiende a lo largo y ancho del país, el incumplimiento de pagos por parte de la institución vulnera derechos fundamentales de los médicos al mínimo vital, según información recopilada por la Sociedad Colombiana de Anestesiología y el Fepasde, a la fecha la institución debe más de $ 2.385.973.977,00  (dos mil millones trescientos ochenta y cinco mil pesos) a médicos especialistas.  

 

En ciudades como Bogotá la suma asciende a 625 millones de pesos, mientras que en Cali y Medellín, ya se superan los 300 millones de pesos; otras ciudades capitales en las cuales profesionales de la salud continúan sin recibir el pago de sus salarios son: Barranquilla, Pereira, Tunja, Neiva y Armenia, la situación es aún más crítica en municipios como Floridablanca, Santander donde la deuda por parte de Esimed asciende a los 205 millones de pesos; mientras que en Cúcuta desde abril de este año cerca de 50 profesionales de la salud no han vuelto a recibir sus salarios.

Los especialistas que más han dejado de percibir el pago de sus honorarios son: pediatras, ginecobstetras, médicos generales, anestesiólogos y cirujanos quienes reportaron un incumplimiento en el desembolso de su nómina, incluso desde noviembre del año pasado. Los meses en los cuales se evidencia mayor incumplimiento son abril, mayo y septiembre de 2018.

Asimismo, los hospitales más reportados son: la Clínica Esimed Cali Norte, quien el pasado mes de septiembre por orden de la Secretaría de Salud del Valle fue cerrada; la Clínica Esimed de la 80 en Medellín, que también se encuentra en estado de cierre; la Clínica Esimed Jorge Piñeros Corpas de la ciudad de Bogotá y la IPS Esimed Tunja que a la fecha por falta de medicamentos e insumos cuenta con diez de sus servicios cerrados.

Pese a varios derechos de petición y acciones jurídicas presentadas por los profesionales para reclamar el pago de sus honorarios, Esimed no ha respondido de manera concreta y no ha definido acciones específicas, atribuyendo la situación económica de la institución como argumento al no desembolso de salarios, en muchos casos la respuesta es la misma, mientras que en otros ni siquiera se han pronunciado. 

Por su parte, el Ministerio de Salud respondió a la petición hecha por la Sociedad Colombiana de Anestesiología en la que pide medidas de protección para el personal de la salud vinculado a Esimed, ante esta solicitud el MinSalud afirmó que se encuentran en la disposición de trabajar de manera coordinada con la sociedad, para establecer planes de acción que permitan evaluar la situación real que afronta el personal en salud. Sin embargo, no específica acciones concretas ni medidas determinantes al respecto, lo cual preocupa al gremio médico, además de la falta de pronunciamiento de las autoridades competentes que tienen el deber de garantizar la calidad en la prestación de los servicios de salud, lo cual incluye el debido funcionamiento de IPS y EPS.

Mientras tanto, la Sociedad Colombiana de Anestesiología y el Fepasde continuarán acompañando gremial y jurídicamente a todos los médicos, tomando las acciones legales correspondientes para respaldar a sus afiliados, víctimas de la actual crisis del sistema. Además, hacen un llamado para que las entidades gubernamentales competentes asuman una posición de empoderamiento ante la problemática y den soluciones efectivas que velen por el cumplimiento del derecho fundamental a pacientes y las condiciones dignas de trabajo al talento humano de la salud en Colombia, ya que esta falta de garantías a los médicos quebranta derechos fundamentales ligados a la dignidad humana, puesto que el no pago de sus salarios, vulnera el mínimo vital de los mismos y afecta la financiación de sus necesidades básicas.

¿Usted qué opina?