La Recertificación Médica Voluntaria (R.C.M.V.) es una iniciativa del gobierno frente a la necesidad de actualización de conocimientos teórico prácticos de los profesionales de la salud, como complemento a su formación de pregrado y postgrado. Esta recertificación se constituye en un sello de calidad que identifica ante la sociedad a los profesionales de la salud que se esfuerzan por mantener sus conocimientos y su práctica profesional alineadas con la responsabilidad social que implica el ejercicio ético y seguro de la profesión.

Es así como al obtener la recertificación y renovarla cada 5 años, el profesional recertificado le transmite a sus pacientes la seguridad de haber cumplido con un tiempo determinado para capacitarse en su profesión y así contribuir a mejorar la calidad y seguridad en la prestación del servicio.

Por ahora el proceso es voluntario, pero estar certificado será la mejor carta de presentación ante los pacientes, las instituciones de salud y ante la comunidad médica de la cual se hace parte.